Toronto

El lado cosmo de Canadá

Por Ángeles Bermúdez

Cuando se trate de conocer un lugar diferente y de sentirse acogido por su gente, es el momento de visitar Toronto: la seguridad, el aire más limpio, la ciudad con más agua dulce y su icónica hoja de maple, son tan sólo algunas de las piezas clave que dibujan el maravilloso mapa de la ciudad.

Todo comienza al tocar tierra firme en el aeropuerto internacional, y es justo ahí cuando te inunda el espontáneo y sensible contraste que se experimenta en el trato cercano y amistoso de su gente. La mezcla del inglés cálido y el francés elegante es una combinación perfecta para una grata bienvenida.

Toronto es la capital de la provincia de Ontario, y con una población de 2 615 060 habitantes, es la ciudad más grande Canadá y su centro financiero.

Boundary Hotel

La icónica CN TOWER

 El recorrido de sus icónicos lugares inicia con la internacionalmente famosa CN Tower, la Torre Nacional de Canadá. La visita obligada implica subir sus 553.33 metros en alguno de sus elevadores, tardando únicamente entre 58 y 61 segundos hasta llegar al LookOut (la plataforma de observación interior) y al restaurante 360°, donde se puede apreciar la espectacular vista en compañía de un delicioso capuchino, para después pasar a tomarse la foto al piso de cristal, donde el vértigo no se hace esperar. Y para los amantes de las emociones intensas, Edge Walk, la caminata más alta del mundo, ¡así es! una caminata de manos libres sobre una plataforma de 1.5 metros de ancho que rodea la parte superior de la torre, teniendo por debajo únicamente al aire.

Boundary Hotel

De inspiración europea: CASA LOMA

Esta mansión fue construida por el excéntrico multimillonario Henry Mill Pellatt, quien intentó copiar en ella los castillos que tuvo oportunidad de admirar en sus viajes al continente europeo. Esta romántica mansión en la colina, con sus más de 98 habitaciones además de sus interminables gastos, le fue imposible de mantener y acabó por arruinar financieramente al prestigioso magnate. En 1933 la ciudad de Toronto se apropió de la mansión a causa de una deuda de 27 000 dólares y en 1937, fue abierta al público en general como museo.

Su ex-propietario le puso un nombre en español, “Casa Loma”, por estar situada precisamente sobre una loma o colina; sin duda un espacio que sorprende a la vista y que está abierto al público para apreciar el lujo y la ambientación de sus elegantes habitaciones, pasadizos secretos y verdes jardines.

Hoy se puede saborear un delicioso helado en sus jardines o disfrutar en el Liberty Caffé, donde se respira un ambiente elegante y se ofrecen deliciosos sándwiches prensados, pasteles decorados, ricas pastas recién hechas e infusiones, que harán de la visita un fantástico destino.

Casa Loma también ofrece una refinada experiencia gastronómica en su BlueBlood Steakhouse, un espacio amable de ambiente exclusivo donde se aprecian piezas de arte moderno de artistas como Andy Warhol, el Sr. Brainwash y Salvador Dalí, y donde se ofrecen varios cortes de la mejor carne, así como mariscos frescos y una extensa lista internacional de vinos.

Boundary Hotel

ESCAPE THE CITY™ CANOE PADDLE

Uno de los íconos representativos de Canadá sin duda alguna, es la canoa, y es por esto que no puedes dejar de ir a Toronto sin subirte a una pues la aventura no se hace esperar cuando experimentas el estar montado remando en una réplica de las utilizadas por los primeros colonizadores canadienses. La experiencia  comienza cuando tú y tu equipo de viaje zarpan en la embarcación y se adentran en dirección a la majestuosa naturaleza del lago Ontario, con los veleros a tu alrededor, el asombroso  atardecer, la vista a la ciudad que paraliza tus sentidos y te da un respiro de admiración para hacer una de las mejores postales del viaje. Y a pesar del deseo de permanecer, el regreso a tierra firme no podría ser mejor pues te permite ser sorprendido por una deliciosa cena digna de un hotel de gran lujo.

Para fanáticos: HOCKEY HALL OF FAME

 El hockey sobre hielo es el deporte más popular de Canadá. Toronto es una de las capitales con más pistas de hielo repartidas por toda la ciudad y alrededores próximos. En estas pistas continuamente hay torneos para las distintas categorías de los equipos locales donde se vive mucha emoción, disciplina y pasión por el imponente deporte. El Hall of Fame puede ser una experiencia propia de todo aquel amante de los deportes de contacto. Cuenta con un salón de la fama con 15 áreas de exhibición que cubren 60 000 pies cuadrados (5 600 m2) y donde los visitantes pueden ver trofeos, recuerdos y equipos usados por los jugadores durante los juegos más emblemáticos de la historia del hockey canadiense. El Gran Hall, descrito como «una catedral a los íconos del hockey» contiene los retratos y la información biográfica sobre cada miembro honrado del pasillo de la fama. Si tus fechas se adaptan a los emblemáticos partidos del estadio Air Canada, no te los puedes perder ya que sin excepción terminaran de completar la experiencia en la ciudad.

Boundary Hotel

El tiempo se detuvo en BATA SHOE MUSEUM

Más que una visita, resulta ser un viaje por la línea del tiempo. En el recorrido del museo Bata Shoe podrás explorar las diferentes etapas de la fabricación de los más antiguos calzados, así como las diferentes necesidades y caprichos que han convertido a estas piezas en íconos de la historia de la moda.

La colección contiene alrededor de 10 000 piezas, entre las que se pueden explorar los detalles de fragmentos pertenecientes a las etapas más antiguas, y encontrar desde calzados prehistóricos hasta zapatos con grandes plataformas usadas en las épocas más creativas de la historia de zapato. Al terminar el recorrido se exponen al público algunas piezas destinadas para que los visitantes puedan experimentar la sensación que provoca el usar unas plataformas de alta dimensión, o en su caso unas zapatillas brillantes o unos lustrosos mocasines. El Bata Shoe, es el único museo en América del Norte dedicado al calzado y es por eso obligada su visita antes de disfrutar de la calle Bloor st W, donde no sólo se encuentra el museo, sino que además es una de las calles con las tiendas de lujo más imponentes de Toronto.

MUSEO DE CIENCIAS

El Museo de Ciencias es un espacio donde chicos y grades disfrutan del conocimiento experimentando y aprendiendo, sin duda el mejor museo de Toronto dedicado a la ciencia y que en una visita con niños ofrece una enorme oportunidad disfrutar, se localiza en Don Mills Road junto a E.T. Seton Park y a 15 minutos de la CN Tower.

Lo más destacado es la interacción que se ofrece en el interior del museo, ya que se proponen actividades para niños y adultos que quieran acercarse de manera interactiva a la ciencia.

Es un museo cuyo diseño fue obra de Raymon Moriyama, y en su recorrido nos encontramos con diferentes opciones para disfrutar con la astronomía, tecnología, anatomía humana, diferentes aparatos científicos relevantes y algo de geología,  donde destacan las piedras extraídas de Marte y de la luna.

Si aún te queda tiempo, la pantalla IMAX es una opción más dentro de esta inolvidable visita.

MUSEO REAL DE ONTARIO

Comúnmente conocido como ROM, es un museo que en definitiva no puede pasar desapercibido, ya que cuenta con una arquitectura que impacta por su fachada, y que lo hace un inmueble característico de la ciudad. Esta construcción destinada a la historia natural se encuentra cerca del extremo norte de Queens Park y de la Universidad de Toronto, su entrada principal se ubica sobre la emblemática calle Bloor Street.

El museo en sí mismo, es el más grande de Canadá y el quinto de América del Norte. Tiene como atractivo que reúne en un solo recinto: arte antiguo y moderno, la historia de Canadá antes de la llegada de los europeos, naturaleza, biodiversidad y una sala pensada en los niños donde los acerca a la naturaleza y a la ciencia.

Una de las cosas más llamativas del museo es que posee una de las mejores colecciones mundiales dedicada a los dinosaurios, cuyos enormes esqueletos hacen de la visita toda una aventura que se extiende por las más de cuarenta galerías y sus más de seis millones de piezas.